Inicio

Beles de Navidad

La web donde recopilamos todo lo que necesitas
para montar el Portal de Belén de tus sueños

Belenes de Navidad

El Belén (Portal de Belén, Nacimiento o Pesebre) es una tradición de la navidad que nos transporta a nuestra niñez. Desde un pequeño Nacimiento, en el que podemos colocar un Niño Jesús en su pesebre, a la Virgen María y a San José, hasta un enorme pueblo con figuras del Belén de todo tipo. Desde la mula y el buey hasta los pastores y los Reyes magos, pasando por personajes que representan los diferentes oficios hasta llegar a componer toda un pequeño pueblo, es decir, hasta donde nuestra imaginación nos lleve.

Adoración al niño en el Portal de Belén

Dónde comprar Belenes

Además de en los puestos navideños que puedes encontrar en la calle en muchas plazas de nuestras ciudades, si no encuentras lo que quieres o no tienes tiempo de pasear por estos lugares (una pena), pero quieres alimentar esta tradición navideña igualmente, hay tiendas especializadas donde podrás encontrar un Portal de Belén, un pequeño Nacimiento o las piezas para completar tu Belén poco a poco, año a año. Aquí tratamos queremos hacer una pequeña selección de estas piezas para que te sea más fácil llegar a ellas. En internet puedes encontrar belenes en lugares tan genéricos como Amazon, o en tiendas especializadas como Holyart, Chirivella, etc

Por un lado, hemos seleccionado Belenes completos, donde encontrarás las piezas principales, con el niño Jesús, la Virgen María y San José. Por otro lado, hemos seleccionado figuras para el Belén sueltas, que sirven para acompañar a ese pesebre y escenificar lo que pudo ser aquella noche de la Natividad. Por último, están las escenografías para el Belén, que va desde pequeños elementos cotidianos hasta casas, ríos, etc, que ayudan a crear todo un escenario en torno al Portal de Belén.

Belenes

Hay Belenes de muchos estilos, napolitanos, nacimientos, naif, infantiles y muchos más. Seguro que hay uno que se adapte a ti.

Figuras

Un Belén es algo vivo que crece con el tiempo, hay miles de figuras para poblar cualquier Belén. Los Reyes Magos, pastores, lavanderas…

Escenografías

Un Belén que crece no puede quedarse en el Portal de Belén, sino que con el tiempo puedes agregarle casas, arroyos, molinos, plantas, etc.

Belenes para niños

Si quieres comprar un Belén para niños, hay muchas opciones, que puedes consultar en nuestra sección de belenes infantiles.

World of Little People Deluxe Christmas. Belén de Fisher Price

Belenes infantiles

Qué es un Portal de Belén

El Portal de Belén es una representación inanimada, o animada en ocasiones, del nacimiento de Jesucristo en la ciudad de Belén, y que es típico de las fiestas de Navidad. También nos referimos a los Portales de Belén como belenes, nacimientos o pesebres.

Su representación básica consta del pesebre, sobre el que descansa el Niño Jesús, y junto a él se representa a la Virgen María y a San José normalmente en un establo, granero o cueva. Adicionalmente es típico encontrar a una mula y a un buey, y al ángel. A partir de ahí, la imaginación es la que manda, por supuesto, podemos encontrar a los Reyes Magos de Oriente haciendo sus ofrendas, a los pastores, las lavanderas, figuras representativas de los diferentes oficios y todo tipo de elementos escenográficos que ayudan a crear representaciones a escala del pueblo de Belén. Ah, y que no falte la estrella de Belén.

En un belén se pueden hacer representaciones de escenas concretas con más carga religiosa a los que se les llama Misterios. Estas escenas descritas por la Biblia pueden ser el momento en que José y María buscan posada en Belén, la matanza de los inocentes por Herodes, la ofrenda de los Reyes Magos adorando al niño Jesús, etc.

Cuál es el origen del Portal de Belén

Según cuenta la Biblia, en aquel tiempo el ángel Gabriel fue enviado por Dios al pueblo galileo llamado Nazaret ante la Virgen María. Ésta se prometió a un hombre llamado José, de la casa de David. María dijo “Sí” a Dios, y meses después dio a luz a su hijo primogénito en la ciudad de Belén. Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre porque no había lugar para ellos en ningún alojamiento.

Esta es la imagen que todos tenemos del pesebre, palabra de origen latino que se refiere al lugar donde se alimenta el ganado. Esta representación del nacimiento de Cristo y los personajes que, según el evangelio, estuvieron presentes o vinieron después, se ha convertido en una representación que los fieles construyen en las iglesias o en sus propios hogares para celebrar el nacimiento del niño Jesús.

San Francisco de Asís, tres años antes de su muerte, durante la Nochebuena de 1223, decidió celebrar en una ciudadela italiana llamada Greccio (Italia) una misa en recuerdo del nacimiento del niño Jesús. Se trató de una misa nocturna en la que se hizo una especie de representación del nacimiento del Niño mediante la presencia de un pesebre (sin niño), con los animales que todos recordamos (el buey y la mula). Estos elementos aparecen en la tradición cristiana y en los Evangelios Apócrifos. También Isaías habla de estos animales.

El pesebre de Greccio

Pero la aspiración más alta de San Francisco era respetar perfectamente el Santo Evangelio. San Francisco lo que quería mostrar eran las dificultades que vivió Jesús. Es decir, un niño que nació en una fría noche de invierno al calor de los animales al calor de la paja sobre un pesebre.

Una tradición dice que esa noche, un hombre que estaba allí tuvo una visión y vio al niño sobre el pesebre, y vio cómo San Francisco lo acunó en sus brazos y lo durmió.

En la noche de Greccio, en efecto, se rescató para el cristianismo la belleza de la fiesta de Navidad y ayudó al pueblo de Dios a comprender este mensaje de amor para adorar la humanidad de Cristo.

Gracias a San Francisco los cristianos tuvieron la oportunidad de percibir que en navidad Dios es realmente el Emmanuel o el Dios entre nosotros. Un Dios que no está lejos. A San Francisco le gustaba mucho quedarse en Greccio, donde se había retirado muchas veces. Todavía es posible ver dónde se construyó la cocina y la mesa de los frailes, dónde muchas veces pasó San Francisco por donde dormía, el pequeño rincón donde descansaba construido sobre las piedras.

Actualmente hay allí una exposición con Belenes de todo el mundo que gusta mucho a los que pasan por Greccio, con muchos formatos, pero el significado es el mismo que inspiró a San Francisco.

Cuándo quitar el Portal de Belén

Por lo general, sabemos cuándo podemos montar el Belén, que suele ser por tradición hacia el 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada Concepción. Pero hay debate sobre cuándo se debe quitar.

El común de los mortales piensa que el belén se debe quitar una vez finaliza la navidad con la fiesta de Reyes, sin embargo, el Nacimiento lo podemos conservar hasta el día 2 de febrero. Esta fecha se asocia con la presentación de Jesús en el Templo, y coincide en el calendario católico con la fiesta de la Candelaria.

En algunos lugares, los Reyes Magos no hacen su aparición en el Pesebre hasta la fecha de la Epifanía, es decir, el 6 de enero, lo cual tiene lógica. Esto puede ser divertido porque podemos colocar las figuras de los Reyes lejos del Establo a principio de Navidad, e ir acercándolas poco a poco hasta que llega el día de Reyes, que las colocamos frente al Niño Dios.

Cuándo quitar el Nacimiento. Belén en la playa.